HABILIDADES DIRECTIVAS DE UN DIRECTOR DE PROYECTO

director_de_proyectos

Un valor muy importante y que se requiere actualmente de un buen director de proyecto, es que sea un líder capaz de llevar a buen puerto cada proyecto, enfrentándose a todas las situaciones capaces de afrontar todos los retos en este mundo laboral tan cambiante.

 

Las habilidades directivas son un conjunto de habilidades que determinan la manera en la cual interactuamos con otras personas. Son ejemplos de habilidades directivas una comunicación efectiva, resolución de conflictos, liderazgo, negociación y gestión del tiempo.

 

Un buen líder debe ser capaz de fijar objetivos, organizar, comunicar y motivar, medir y evaluar, desarrollar y formar personas.

 

Además, cabe destacar que debe tener altas habilidades humanas, con el fin de inspirar a su equipo y convertirse en un referente al que seguir. Hay que ser capaz de dominar habilidades sociales como la capacidad de comunicación o la resolución de conflictos para lograr los objetivos. 

 

 Actualmente es necesario un trabajo personal para mejorarlas o incluso desarrollarlas, siendo un trabajo de su puesta en práctica, ya que de manera general algunos pocos las tienen desarrolladas.

Para ello es importante:
1. Practicar,

2. Fomentar el pensamiento estratégico y la toma de decisiones, mediante pensar con rapidez y el uso de la lógica para la resolución de problemas, como ponerse en el lugar del otro, desarrollar la capacidad de analizar, comunicar, etc

3. Incrementar la capacidad de memorizar, mediante la corrección de ciertos comportamientos y repetir hábitos, con el fin de avanzar y obtener feedback positivo

4. Desarrollar la coordinación y la capacidad de atención, mediante una combinación de acción física y atención mental

Al trabajar las habilidades directivas es el camino para ser un mejor profesional capaz de crear valor en una organización con cualquier equipo.

La clasificación de las habilidades directivas son:

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

En el desarrollo de un proyecto pueden surgir y surgen conflictos dentro y fuera de la organización y del equipo y hay que ser ágil en resolverlos

TOMA DE DECISIONES

Gran parte del trabajo de un director de proyecto esta directamente relacionado con el punto anterior y ser capaz de tomar decisiones que afecta directamente al desarrollo del trabajo y al resultado del proyecto. Por ello es importante marcar unos objetivos a cumplir, definiendo hitos para evitar las desviaciones en este.

FLEXIBILIDAD Y CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN

Hay que ser capaz de adaptarse a las nuevas situaciones, sin que sean un problema para ti.

DESTREZAS INTERPERSONALES

Es muy importante el trato con otras personas, tanto del propio equipo como externos, y las siguientes destrezas son imprescindibles en el día a día:

  • Capacidad de liderazgo
    Es importante saber dirigir a un equipo, pero incluso más saber motivarlo.
    Un auténtico líder debe ser capaz de guiar a su equipo y trabajar junto a él

  • Comunicación interpersonal
    Un buen director de proyecto debe aprender a expresar tus ideas, escuchar al otro y desarrollar un discurso propio. Hay que tener en cuenta que habrá multitud de ocasiones en las que tendrás que presentar tu proyecto, tu empresa o tu equipo a otras personas

  • Inteligencia emocional
    Como directivo hay que saber gestionar con delicadeza el conjunto de personas que forman parte del proyecto. Cada una de ellas tiene emociones y sentimientos.
    Hay que saber escuchar, ser empático, asertivo y aprender a comunicar a nivel emocional, y así evitar que el equipo se sienta frustrado. De esa manera depositarán en ti toda su confianza.

  •  La capacidad de negociar
    Suele ser una de las habilidades directivas más importantes para algunas empresas. La capacidad de conseguir las condiciones mas ventajosas para ti y para tu equipo.

    Como final al paseo por las habilidades directivas voy a destacar las que son más importantes a nivel intrapersonal y estas son,

  • La autoconfianza y autoconocimiento, si no crees en ti, nadie lo hará por ti.

  • Prudencia, esperar al momento adecuado en la toma de decisiones, puede ahorrar muchas situaciones complicadas.

  • Delegar, se debe confiar plenamente en las personas de tu equipo y saber asignar a cada uno las tareas más adecuadas a su perfil.

Gisela Genís Talleda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Llámanos al 954 369 379
Hola, escríbenos por WhatsApp al 629 26 64 71 o si prefieres hablar con nosotros, puedes hacerlo en el 954 369 379 ¡Un saludo!